La Laguna, Tlaxcala: La Arqueología de un Pueblo Formativo del Altiplano Central Mexicano.

PALL 2010

(Mapa de perspectiva de La Laguna)


Las investigaciones de 2010 continuaron de manera directa desde la temporada de 2009, explorando tres otras estructuras centrales. Uno de estos fue un complejo de cuartos con cimientos bajos, patios y elementos culturales cual parece haber sido utilizado en el almacenamiento, la preparación y el consumo de alimentos a un nivel comunitario. Los otros dos son montículos cuales parecen haber servido como templo-basamentos.

Al Este del basamento principal, fuera de la plaza, excavaciones extensivas descubrieron los cimientos bajos de otra estructura detectada por la prospección como una estructura rectangular (Estructura 12M-3). Debido a la presencia de elementos circulares, fogones y concentraciones de manos, metates, ollas y vasijas de servicio semi-completas, interpretamos el uso de ésta área para el almacenamiento y preparación de alimentos a nivel comunitario. Asociado con el probable almacén, recuperamos una vasija casi completa con las características del Dios Tormenta (“vasija Tlaloc”), la cual fue dejada como ofrenda dentro de un cajón hecho de piedra y una mano de metate. Existen otros ejemplos de las vasijas con el precursor formativo de este dios bien conocido que provienen de templo-basamentos, como en el sitio de Tlapacoya. El ejemplo de La Laguna comparte la forma globular y el tratamiento superficial de los de la Cuenca de México, pero la combinación de sus motivos “S” en las orejas, representando nubes, manos sujetando un rayo y una posible vasija o bolsa y sus base trípode representa una versión local de una tradición más extensa. Su deposición en una estructura asociada con el almacenamiento de grano lo conecta con preocupaciones por parte de los habitantes del sitio con la fertilidad de sus milpas y las buenas cosechas.

Foto aérea de la Estructura 12M-3 después de las excavaciones.

 

 
Vasijas de servicio de la Estructura 12M-3.

 
Vasija efigie del Dios Tormenta encontrado como ofrenda dentro de la Estructura 12M-3..

 

Un montículo en el extremo Este del conjunto central (Estructura 12M-1), cual exploramos de manera preliminar con dos unidades en 2008 y que fue partido por una zanja durante trabajos en el rancho hace unas décadas, fue excavado para aprovechar del corte y registrar una secuencia constructiva para uno de los montículos centrales en el sitio. Una segunda vasija efigie fue recuperada de la zanja todavía con pigmento original y registramos un total de diez niveles de pisos que representan el crecimiento gradual del basamento, al fondo de lo cual descubrimos los restos de una cremación humana. Análisis osteológicos indiquen que los restos fueron expuestos a un fuego intenso y su articulación siguiere un bulto mortuorio, un patrón reservado a individuos de un estatus elevado en las civilizaciones posteriores del Altiplano Central. La vasija comparte atributos con otras vasijas de fases tempranas en Teotihuacan y Cholula, indicando que los habitantes de La Laguna fueron participantes en los intercambios estilísticos de esta época del urbanismo incipiente.

 

La excavación de la zanja cortando la Estructura 12M-1, con los restos del bulto mortuorio cremado al fondo.

 

Vasija efigie antropomorfa con los restos de pigmentos.

 

Excavaciones en el montículo al norte de la plaza central (Estructura 13M-1) documentaron la presencia de un piso final destruido pero sacando el relleno constructivo registramos el penúltimo piso y un depósito adentro con una concha strombus entera y dos vasijas miniatura. En el relleno de piedra encima de este piso recuperamos los fragmentos de otra concha strombus que fue estrellada entre las piedras de relleno que cubren la construcción penúltima para levantar la última. El patrón de enterrar algo completo y estrellar su pareja se ve también en las obsidianas zoomorfas de la estructura principal, al este de la plaza, sugiriendo cierto patrón simbólico de terminación.

 

Ofrenda dentro del piso penúltimo de la Estructura 13M-1.

 

Dos descubrimientos relacionados a la ecología fueron proporcionados por los análisis zooarqueológicos y botánicos. En el primer caso, un análisis de más de 3300 muestras de madera carbonizado demuestra que arboles grandes como el pino (75%) y roble (17%) fueron abundantes, diferente al paisaje actual que se domina por el sabino (menos de 2% en las muestras arqueológicas) y el maguey. Este hecho sugiere que los recursos forestales cercanos fueron mantenidos durante el periodo Formativo. En el segundo caso, la presencia de patos y tortugas, aunque no abundantes, indican la presencia cercana de agua y nos hace pensar que posiblemente, en alguna parte del sitio, se formaba una laguna de temporal cómo actualmente se crea en la parte más llana del sitio—dando el sitio y rancho su nombre.

Patrocinadores Contacto Links English